Y ahora ¿Me Reinvento?

Y ahora ¿Me Reinvento?

“Reinventarse tiene algo de novedad, de transformación, pero también de veteranía y experiencia. Quizá sea más parecido a redescubrirse que a descubrirse. A encontrarse que a cambiar”.

En realidad, reinventarse puede significar algo distinto y maravilloso para cada uno. No hay dos reinvenciones iguales y, por eso, es importante que cada uno siga un camino único y muy personal para encontrarse con su auténtico “yo”.

La reinvención profesional no es una urgencia, es un camino, vamos a decir que es un proceso
  • Reinventar la carrera profesional se convierte en una obligación cuando has dejado o te “han hecho dejar” una empresa, un empleo o un sector en el que llevabas mucho tiempo funcionando. O, cuando tu proyecto de negocio ha resultado infructuoso o desmotivador.
  • También pueden reinventarse aquellas personas que no encuentran empleo, porque sus trayectorias profesionales son incoherentes o inadecuadas con los objetivos que pretenden alcanzar o con los puestos y funciones a los que intentan acceder. O, porque simplemente no hay oferta suficiente en el ámbito geográfico en el que están buscando.
  • Y la última opción… deben modificar sus carreras laborales, aquellos profesionales que después de perseguir con sistematicidad y esfuerzo una meta específica durante muchos años, o el acceso a un empleo de mucha mayor cualificación y estatus, han llegado a una vía muerta.

 

Porque en épocas de vacas gordas estamos tan “a gustito” que no nos preocupamos por mejorar; mientras que en vacas flacas solo tenemos tiempo para sobrevivir. Hay que superar este círculo que nos atrapa y nos hace vulnerables.

Reinventarse no es cambiar tu carrera tras un problema o un gran evento vital, es cambiar la mirada unos minutos al día, de vez en cuando, para pensar en otras alternativas, en otras posibles vidas, es mantenerse abierto. Sin pausa pero sin prisa, sin traumas, con más naturalidad.

Les voy a contar aquí mi propia historia de reinvención, que empezó con un trauma pero que no necesariamente tiene que ser así para todo el mundo, se las voy a contar para que la suya no se produzca a partir de un evento, que uno podría pensar como adverso…

“17 años en la Industria Farmacéutica… y de repente expatriada… nuevo país, nuevas costumbres, nueva casa, nuevo TODO…

¿Y ahora qué hago? Con 17 años de experiencia podía haberme reinsertado nuevamente en la misma industria, claro,  ¡¡sí que podía!!… sin embargo lo pensé 1000 veces y primero que nada me pregunté, qué era lo que había estado aparcado por años debido a la cantidad de obligaciones que tenía.

Este era mi propósito y me convertí en profesora universitaria, un sueño que estaba guardado por muchos años.

De repente otro trauma, de nuevo expatriada… nuevo país, nuevas costumbres, nueva casa, y hasta nuevo idioma…

Aquí es donde empecé a pensar en que este sueño debería ser trasladable a cualquier lugar del mundoa donde me vaya y debía estar combinado con lo que me gusta hacer, ayudar e inspirar a las personas, esta es la razón por la que cree mi propia empresa de Coaching Virtual, consecuente con mi nueva forma de vida y mi pasión.

Por el momento mi sueño de ser profesora está de nuevo aparcado, pero no se preocupen… es solo por un tiempo, ahora lo tengo bien claro, combinar las tres profesiones de Coach, Speaker y Profesora es perfectamente posible”.

Volviendo a la parte teórica del asunto… lo primero que es importante hacer, es buscar Tu Propósito. Si no persigues un objetivo claro no te estás ‘reinventando’, solo estás deambulando. Establece tu Visión y Misión en la vida, por eso puse mi ejemplo… sólo cuando hice esto, fue cuando me dí cuenta de lo que realmente tenía que hacer.

Lo segundo que es necesario que hagas es Establecer Objetivos, de esos grandes los que quizá te estresan y te quitan el sueño todas las noches, ¡ESOS! son los primeros objetivos, sin asustarse…. son aquellos a los que luego les pones tiempos de mediano y largo plazo.

El tercer paso es Diseñar las Metas, aquí sí para que ya puedas dormir todas las noches, un paso de cada vez, porque no es importante empezar grande, solo es importante EMPEZAR.

Cuarto, NUNCA cansarse y siempre AGRADECER por los resultados que consigues cada día.

Ahora bien, el segundo tema del cual vale la pena hablar, para aquellos que están muchos años en una posición o el camino hacia el crecimiento profesional ha llegado a una vía muerta como dije antes.

Quiero hablarte de la Intra-reinvención, de convertirte en un profesional nuevo dentro de la empresa donde trabajas, para que no te despidan y continúes siendo feliz.

Primero entonces revisemos el concepto de “despido Interior” que fue acuñado en Alemania por primera vez en el año 1982 y que se define como la renuncia a poner empeño en el trabajo.

 

 

Despido interior es otra de esas etiquetas que viene a describir y resaltar lo mal que se sienten muchos trabajadores dentro de sus empresas por lo mal que se organizan y les organizan.

¿Te has despedido a ti mismo en tu organización? Revisa estos 10 factores de ‘despido interior’ del libro con el mismo nombre de El-Ghandouri Lotfi, 2007 para comprobar si tu motivación laboral está bajo mínimos.

 

 

Aparcas tus sueños

Te alejas de quien eres para cumplir con la imagen que otros desean de ti

No te comportas cómo querrías, no eres tú mismo, porque crees que esa actitud es mejor para afrontar una situación que te parece difícil de superar

Evitas dar tu verdadera opinión

Te desconectas de tus sentimientos

Desvalorizas tus propios esfuerzos

No disfrutas de los buenos momentos, satisfacciones o pequeños éxitos

Decides no aprender nada nuevo

Cierras los ojos y callas ante las injusticias y las malas prácticas

Aceptas que los demás se comporten contigo, como tú no haces ni harías con otros

¿Cómo sobreponerte a estas condiciones? ¿Cómo iniciar tu Intra-reinvención?

Primero: Empieza conectando tus objetivos profesionales, conectando lo que te gustaría hacer con lo que estás haciendo ahora, aunque sea débilmente, solo para empezar. Pon en juego tus intereses entre tus obligaciones cotidianas.

El segundo paso: consiste en convertir tus tareas habituales en proyectos concretos para dar sentido a tu labor diaria. Encuentra el propósito en cada cosa que haces.

El tercero: indaga otras alternativas profesionales, seguir buscando lo que quieres mientras haces lo que debes. Pero cuidado con idealizar el cambio, el agua que sabe mal en un vaso seguirá sabiendo mal en otro vaso. Es importante primero saber reconocer lo que te hace verdaderamente feliz para iniciar una nueva búsqueda.

Si quieres sentirte mejor en tu trabajo, cambia lo que haces antes de cambiar de empresa. Resiste la tentación de cambiarlo todo y de cambiarlo ya.

Y tú ¿ya te reinventaste alguna vez?, ¿ya habías escuchado el concepto de Intra-reinvención? Qué opinas de reinventarte dentro de la empresa donde estás actualmente antes de dejarlo todo y cambiar sin más ni más. Déjame tus comentarios que el tema quizá está sintético pero hay mucho que hablar al respecto.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *