¿Cómo aprendí a ser una mejor líder?

¿Cómo aprendí a ser una mejor líder?

Buena pregunta… esta que me he puesto aquí para escribirles esta semana, la verdad es que he aprendido cayéndome, porque como dice un libro por ahí que se los recomiendo “A Veces se Gana, a Veces se Aprende” – Jonh Maxwell, yo he aprendido así mismo, cayéndome.

Y ni de lejos he llegado a lo que quisiera, pues este tema del Liderazgo es un camino que se construye día a día, nada fácil pero sí lleno de frutos que se recogen sin ninguna duda.

Y por qué digo que he aprendido, porque cuando pienso en mi última “posición” que tuve en la gran multinacional, manejar mi liderazgo se convirtió en un verdadero reto; ya que cuando empecé, el 90% de mi equipo renunció – no por mí, por otras razones –  pero imagínense hasta mi querida asistente trabajando como Gerente de Producto para ayudar.

Ahí claro tuve que contratar un equipo 100% nuevo y ¡a que no adivinan!, con bajo presupuesto, para no alargarles el cuento en medio de una reestructuración tan fuerte, sin presupuesto, con altísima presión de todas las áreas para generar los resultados, NO ME QUEDABA NI UN POCO DE TIEMPO, ¡NI CABEZA! para trabajar con lo más importante – LAS PERSONAS.

Y es por esto que comencé diciendo que aprendí, porque un verdadero líder, ¡lidera personas!, no procesos, no resultados, no los números, no las participaciones de mercado, ni los P&L, ¡nada de eso!.

Así que con esta pequeña anécdota de un pequeño período de mi aprendizaje, quería volver a recordar el concepto de liderazgo:

“El Liderazgo puede definirse como una relación de “uno hacia muchos”, pueden ser 8 personas, pueden ser 80 u 80.000, no importa cuán grande o pequeño sea el grupo, en ese momento eres un LíDER” – tú eres el LÍDER que ha sido elegido para llevar a este pequeño o gran grupo de seres humanos de un punto A a un punto B”

Y, para llegar de este punto A al punto B, quiero recomendarles TRES pasos sobre los que he estudiado, que considero se pueden desarrollar para influenciar a las personas y conseguir los resultados de los que hablé en un principio:

  1. Diseñar una visión
  2. Construir alineación
  3. Manejar la ejecución

Al desarrollar estas tres cosas de una manera correcta, las oportunidades de que las personas  se sientan energizadas y dispuestas a seguirte, serán mayores…. así que aquí vamos:

PASO UNO: Diseñar una visión 

Para crear nuevas oportunidades a través de la exploración, audacia y prueba de posibilidades.

Dentro de la exploración es muy importante tomar en cuenta dos aspectos, siempre mantenernos abiertos y priorizar el panorama general, porque se trata de una visión, entonces es necesario tener claro el “big picture”.

Sobre la audacia, es importante aventurarse y hablar de forma clara para colocar tu credibilidad en línea con las ideas audaces.

Y finalmente en la prueba de posibilidades hay también dos cosas que un líder necesita tomar en cuenta, que son: buscar consejo y/o apoyo y explorar las implicaciones que estas opciones puedan generar, “haciendo la tarea”, para asegurarte de que todo sume, incluso cuando te sientas ansioso por moverte rápidamente.

PASO DOS: los líderes Construyen Alineación

Comunicando con claridad, comprometiéndose en el diálogo, e inspirando, de tal forma que todos se muevan en la misma dirección.

Al Comunicar con Claridad intenta siempre explicar con racionalidad y respaldar tus ideas con datos, de tal forma que vas a lograr más fácilmente subir a las persona a bordo. Así mismo, es importante utilizar un estilo estructurado tomándonos el tiempo para organizar nuestros pensamientos antes de transmitirlos.

Compromiso con el diálogo para intercambiar perspectivas y ganar alineación al solicitar opiniones y comentarios de otros, al mismo tiempo intentando ser receptivos para apoyar a crear una cultura donde las personas se sientan cómodas de participar.

E, Inspirar de una forma expresiva inyectando energía al grupo y apoyando a las personas a entusiasmarse con una idea, dando valor a la gente para intentar cosas nuevas a medida que siguen avanzando hacia la meta.

PASO TRES: finalmente, los líderes necesitan ser campeones en el Manejo de la Ejecución

A través del impulso, la estructura y el Feedback, con el fin de habilitar al grupo a capitalizar sus talentos para convertir la visión en realidad.

El primer paso aquí es el Impulso, inculcando un espíritu competitivo y orientado hacia las metas, lo cual tiende a mantener a la gente en pie, intentando siempre tomar la iniciativa para apoyar a crear una cultura en la que el ser proactivo se valora por encima de mantener el status quo.

La Estructura nos ayuda a planificar estableciendo expectativas claras y plazos concretos que dan a otros un sentido de estabilidad, analizando a profundidad para entender todas las partes de una situación.

Y, ¡¡¡UFFF!!! No menos importante el Feedback, hablando con las personas para resolver problemas cuando las cosas no se están haciendo con un alto estándar y por supuesto ofreciendo elogios cuando sea necesario para crear un ambiente motivador, donde la gente se esfuerza para lograr la visión.

Espero que no te hayas AGOTADO… porque son innumerables habilidades para desarrollar, y claro que no es fácil tener todas ellas a un 100%, se construyen con el tiempo y muchas veces con la prueba y error, así que te invito a analizar cada una, para que puedas trabajar en aquellas que puedes desarrollar, y como siempre los comentarios son muy bienvenidos.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *