5 Cosas que puedes aprender de mi mudanza a Chile

5 Cosas que puedes aprender de mi mudanza a Chile

A partir de este mes voy a contarte nuevas historias… ¡y a que no sabes!

¡Hoy mi historia!… con mi último cambio de país.

Las enseñanzas que me quedaron, lo que aprendí sola, con el acompañamiento de mi Coach Minor Arias, y claro lo que tú podrías sacar de bueno para tí en todo este cuento… porque esto es lo importante, si no para qué estamos.

Pero antes que nada.. para ponernos al día: en los últimos 9 años he vivido en tres países, pero no soy del grupo diplomático, ni tampoco soy YO a quien le han trasladado por su trabajo, ¡NO!… es más me he quedado sin trabajo dos veces en este camino, porque me he ido de un país a otro, desde Ecuador a.. Perú, Brasil y Chile, por los traslados de mi marido.

En mi primera expatriación, sufrí! sufrí! sufrí y lloré! mucho por mi familia, mis amigos y mi trabajo que dejaba en mi país, llegué además a la gris Lima – que hoy aún extraño.

Pero todo en la vida se compensa rápidamente, encontré una amiga maravillosa justo en el piso de abajo de mi departamento, y luego busqué el trabajo que siempre había deseado en los últimos 18 años en las multinacionales donde estuve. Quería ser profesora universitaria y la UPC de Lima me acogió con los brazos abiertos… y ahí encontré otros varios maravillosos amigos, así como alumnos queridísimos que hasta el día de hoy son amigos.

¡Lamentablemente… me fui rápido!.

Después de 2 años y medio me tuve que ir a Rio de Janeiro, esto sí fue mucho más complicado, nuevo idioma, y una cultura 100% diferente a la nuestra y así como en Lima me adapté súper rápido en Brasil ¡no!… 6 largos años me enseñaron sobre todo Resiliencia y Paciencia, además de Portugués ¡claro! Y, como nadie quería darme trabajo como profesora – puesto que Brasil es complicado – o como las cosas son como tienen que ser, YO misma me cree mi propio empleo.… en el segundo consejo te hablaré de lo que puedes aprender con esto.

Y finalmente, hace 2 meses llegué a Santiago de Chile, aquí.. para quien vivió 6 años a 30 grados casi la mayoría del tiempo, Chile es un país lindo aunque helado. Pero no importa hoy sé que uno se adapta mejor al frío que al calor, o por lo menos este es mi caso… aquí estoy feliz!! Hay montañas, frío, calor, las personas han sido hasta ahora excelentes… en fin.

Vamos a pasar a lo que tu puedes sacar de bueno en esta historia para lo cual voy a retroceder algunos meses en el tiempo :

Mudarse de país… es largo, complejo y cansado….

Fueron más de tres meses – aunque me parecen un siglo – pensando y trabajando en mi mudanza de Rio de Janeiro a Santiago de Chile.

Primero salir de Brasil: vender lo que no se lleve (osea casi todo) empacar lo que quede, cerrar las cuentas, despedirse de las personas, llorar con el mejor veterinario del mundo, hacer los documentos para trasladar a Sugar (mi Fox terrier de pelo duro), buscar hotel para quedarse cuando se embarque la mudanza, hacer los trámites de Visa a Chile, viajar a Ecuador para renovar el pasaporte, etc. etc. etc…

Segundo llegar a Santiago: buscar departamento temporal, buscar departamento fijo, hacer una fila de 5 horas, paraadaaa, en la extranjería para regularizar la entrada, arrendar el nuevo departamento, amoblar el nuevo departamento, esperar las mudanzas – que por cierto aún la que viene por mar… no ha llegado – acomodar las cosas, buscar veterinario, buscar alguien que ayudé en la casa, comprar las cosas que no se trajo (osea mucho), en los últimos 70 días he vivido en un Hotel, en una casa temporal de AirB&B y en mi departamento actual, en fin – menos mal hablamos todos español – gracias a Dios…

Así que… ¿Se cansaron? ¡Yo también!

Entonces respira, que ahora vamos a listar los aprendizajes que te pueden servir:

Primero lo primero – Energy management: en todo este corre – corre, lo menos que pensé es en manejar mi energía, así que como era obvio se me agotó, hace unas semanas me quedé 0%.

El mejor consejo que te puedo dar, es que aunque estés como yo estuve – a 1000 – te des un tiempo para recargar las fuerzas, quizá esta sea la parte más larguita del artículo pero vale la pena darte unos cuantos tips y recomendaciones:

Controla tu calendario, o el calendario te controla

Cambiar tu perspectiva primero requiere que crees conciencia de tu energía, algunas preguntas que puedes considerar aquí son: ¿Qué es lo que más te desanima? ¿Qué actividades aumentan mi energía o me permiten acceder a un estado de flujo? Te recomiendo este libro basado justamente en este tema: Flow de Mihaly Csikszentmihalyi 

¿Qué actividades adicionales deben separarse o espaciarse para que no se hagan cargo de tu tiempo?

Comienza por considerar tu horario personal y aunque esto pueda parecer una herejía en alguna organización, primero tu vida y luego tu trabajo.

Recuerda que tu calendario puede servir como una herramienta tanto para la programación como para la reflexión. Puedes analizar todas tus actividades y comprender mejor a qué hora del día tienes más energía y qué actividades te agotan más y también puede ayudarte a establecer objetivos y mantenerte en el camino correcto para completarlos.

Ordena tu día alrededor de tu energía

Esto es simple pero no es fácil, ya que como dije primero, o controlas tu calendario o el calendario te controla.

Es importante que sepas cuáles son los horarios donde tú fluyes más fácilmente. Esto significa que organices tus actividades de acuerdo a tu energía.

Habemos algunas personas que trabajamos mejor en la tarde que en la mañana, pues puedes poner tus reuniones o tareas más pesadas cuando tú te sientas mejor . Y yo sé que es complicado a veces cuando trabajas con equipos y/o eres el líder de una área. Pero está en tus manos ordenar tu día, obvio si hay algo que no puedas mover, es necesario que aprendas a manejarlo por ejemplo mentalizando cómo quieres que las cosas funcionen en determinada reunión.

Energía fuera de la oficina

Además, también debes enfocar tu energía fuera del lugar de trabajo. Para muchas personas que trabajan días largos y duermen poco, se necesita algo más que reprogramar su energía de trabajo. También necesitan enfocar su tiempo en actividades antes o después del trabajo y tomarse más tiempo para ellos mismos.

Reorientar tu energía puede incluir mejorar tus rutinas matutinas, realizar más caminatas durante el día y dejar el trabajo a tiempo para no quemarse.

Además, ¿te vas a la cama en un tiempo decente? ¿Te ejercitas y encuentras una manera de relajarte después de un largo día? ¿Estás practicando actividades saludables de desestresamiento como el yoga o la meditación? Lo que es más importante, ¿realmente te desconectas del trabajo cuando sales?

Harvard Business Review abordó el tema de la gestión energética en 2007, parece hace mucho tiempo, pero es igual actualmente. HBR escribió “Para recargarse, las personas deben reconocer los costos de los comportamientos que agotan la energía y luego asumir la responsabilidad de cambiarlos, independientemente de las circunstancias que enfrentan”. Aquí te dejo el artículo completo para que puedas anlizarlo: Manage your energy, not your time.

Encuentra el tiempo para manejar tu energía

El tiempo puede ser finito y juega un papel importante en nuestras vidas, pero la energía es algo que debe ser manejado. Si pasamos demasiado tiempo en procedimientos que demandan alta energía y no tenemos suficiente tiempo para renovar nuestras actividades, lentamente nos guiaremos por el camino del agotamiento, como YO.

Si estás cansado de estar cansado todo el día, sin energía para el trabajo y sin energía para pasar tiempo con los que amas, entonces es hora de considerar cambiar tu enfoque.

El tiempo seguirá desempeñando un papel importante en tu vida, pero no tienes que dejar que sea lo que temes. En lugar de eso, deja que tu energía sea tu guía en cómo debes continuar con tu día. Cuanta más energía conserves, mejor comenzarás a sentirte y más pronto amarás tu trabajo nuevamente.

Yo por cierto, no hice casi nada de esto durante los últimos tres meses de mi mudanza, y solo hace dos semanas comencé a retomar mis actividades, un grave error, y por esto te comparto todos estos tips, que aunque a veces es complejo llevarlos a la práctica es MUY IMPORTANTE que lo hagamos.

Segundo – Los Sueños: cuando escribí arriba sobre mi mudanza a Brasil esto es lo más grande que saqué de ese enorme país, te comenté que no fue posible que nadie me contrate, por varios temas burocráticos, como por ejemplo que necesitas un documento de residente permanente para que lo hagan y el mío demoró ¡4 años!… En fin gracias a Dios que sucedió esto, porque entonces mi vida comenzó realmente a ser intencional.

Entonces con un sueño bajo el brazo, TENER MI PROPIO NEGOCIO A DONDE QUIERA QUE VAYA, cree mi PROPIO EMPLEO y me especialicé en Coaching.

Desde Enero del 2016 empecé a trabajar por internet con personas de habla hispana en varios países del mundo, apoyándolas a conseguir sus sueños y metas a través del Coaching.

Aquí hay una pequeña lista de lo que puedes sacar de mi aventura:

  1. Nosotros podemos diseñar nuestra propia forma de vida, te recomiendo este libo también para agregarlo al tema: Intentional Living de John C. Maxwell
  2. Busca dentro de tí qué es lo que te apasiona, y traza un camino para lograrlo.
  3. Aunque tengas un gran objetivo, ve poco a poco, da pasos pequeños que al final juntos te llevarán a cumplir tu objetivo.
  4. Busca apoyo de personas que hayan transitado el camino, esto puede ser un Coach, un Mentor, mismo un Jefe que te inspire.
  5. Si tienes hijos, recuerda que el ejemplo es lo que les dejarás como legado, y apóyalos a hacer lo que a ellos les gusta, quizá en el momento te parezca loco o descabellado, pero ellos serán felices y el tiempo se encargará de hacer que logren sus sueños y sus pasiones.

Lo mejor de haber creado mi negocio virtual en función de apoyar a otros por medio de Coaching es que esta última vez que me mudé de país ¡Ya no me quedé sin empleo!, tengo el mío propio… y además trabajo con personas en sus propios sueños, metas u objetivos.

Tercero – List organization: este consejo quizá te suene a lo de siempre, pero por esa misma razón solemos pasarlo por alto, y creemos que nuestra cabeza tiene una capacidad infinita para almacenar y procesar cosas, y ¡NO es así!.

Por esto es importantísimo que pongamos las cosas “en el papel 📝 y no en la mente”.

Esto está bien explicado en un libro que leí hace unos meses:  “The Little Book of Clarity” – Jamie Smart

Que habla simplemente de la contaminación mental que podemos lograr cuando dejamos todo a nuestra mente y no escribimos o anotamos o hacemos una simple lista, con el gráfico abajo, lo explico: La claridad es igual a la capacidad de nuestra mente menos la contaminación que podemos generar.

🌞 =       ⚪ –   🌪

Clarity = Capacity – Contamination

Porque cuando creemos que nuestra cabeza está en la capacidad de guardar un millón de ideas o cosas o listas, etc. etc. etc… estamos equivocados, nuestra cabeza tiene un límite y necesita claridad para poder pensar y para que seamos creativos.

Así que tengo que hacerte una invitación:

📍Detente por un momento

📍Vacía los mente

📍Libérate de todas las cosas que tienes en la cabeza

TE PROMETO… van a llegar mil ideas para el proyecto que tienes, para los objetivos que quieres o para las metas que necesitas cumplir.

Cuarto – Apoyo familiar o de los amigos: esto es súper simple, pero a veces no lo hacemos, o por lo menos este es mi caso. Suelo intentar resolver la mayoría de cosas sola, sin molestar a nadie.

Pero en mi mudanza a Chile fue un poquito diferente, le pedí a mi mamá que venga 10 días a ayudarme y créeme fue una de las mejores decisiones que pude haber tomado.

Con mi mamá aquí pude avanzar rápidamente y con apoyo emocional las 1000 y una actividades que tenía en ese momento.

Por esto, te recomiendo busca siempre que alguien en quien confías te ayude, un amigo o amiga, un familiar, alguien de tu confianza. Te sentirás apoyado y aliviado en cualquier camino que estés recorriendo.

Quinto – Resiliencia: “La resiliencia es la capacidad que tiene una persona o un grupo de personas para recuperarse frente a la adversidad y seguir proyectando el futuro.

En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.

Para mí esta fue mi palabra clave en Brasil, porque en las adversas circunstancias sobre empleo y desarrollo profesional que encontré, logré desarrollar capacidades en mí que ni yo misma sabía que tenía: cosas como tecnología y redes sociales, enfrentar los retos de un emprendimiento, y sobre todo desarrollar la capacidad de escuchar a las personas en mis procesos de Coaching. Increíble pero cierto, es algo que lo tenía latente como dice el concepto pero que no lo había utilizado hasta que las circunstancias difíciles lo ameritaban.

Hoy en día la resiliencia en psicología positiva considera a los problemas como desafíos, que son enfrentados y superados por las personas gracias a la resiliencia.

Te dejo la recomendación de un libro sobre el tema: Resilience de Steven Southwick Dennis Charney 

Y una pregunta: ¿Cuál crees que es el desafío más grande que enfrentas en este momento?

Más bien dos preguntas: ¿Qué recurso latente en tí crees que puedes usar para enfrentar ese desafío?

Y… ya terminando… tengo que hacerte una invitación:

📍Diseña tu vida de acuerdo a lo que sea mejor para tí.

📍Cuando tengas mil cosas, no dejes de hacer aquellas que reponen la energía, como el ejercicio 🤸🏻‍ 🚴, comer saludablemente, darte un tiempo para tí mismo.

📍Pide apoyo a familiares o amigos, siempre que lo necesites.

📍Pon las cosas en papel, no dejes a la cabeza todo, porque esta se contamina y luego no tendrás más ideas.

Prometo que ÚLTIMO pero no menos importante, sigue tus sueños y como diría Napoleón Hill en su libro Piense y Hágase Rico, en el capítulo dos – EL DESEO, haz estos SEIS simples pasos:

“SEIS MANERAS DE CONVERTIR SU DESEO EN ORO”

El método por el que el deseo de riqueza* se puede transmutar en su equivalente monetario consiste en seis pasos prácticos y definidos, que son los siguientes:

Primero: determine la cantidad exacta de dinero* que desea. No basta con decir: «Quiero mucho dinero». Sea definitivo en cuanto a la cantidad. (Hay una razón psicológica para esta precisión, que describiremos en un capítulo próximo.)

Segundo: determine con exactitud lo que se propone dar a cambio del dinero* que desea. (No se recibe algo por nada.)

Tercero: establezca un plazo determinado en el que se propone poseer el dinero* que desea.

Cuarto: cree un plan preciso para llevar a cabo su deseo, y empiece de inmediato, sin que importe si se halla preparado o no, a poner el plan en acción.

Quinto: escriba un enunciado claro y conciso de la cantidad de dinero* que se propone conseguir, apunte el tiempo límite para esta adquisición, aclare lo que se propone dar a cambio del dinero*, y describa con exactitud el plan mediante el que se propone formularlo.

Sexto: lea su memorándum en voz alta, dos veces al día, una vez antes de acostarse, y otra, al levantarse. Mientras lee, vea, sienta y piénsese ya en “posesión del dinero*”.

Espero que todos estos aprendizajes te ayuden en tu vida personal y de trabajo. Como siempre pido comparte el artículo con tu red que a más de uno le puede servir y apoyar.

*Cuando Napoleón Hill habla de – DINERO – tú puedes cambiar esta palabra por lo que quieras, sueño, objetivo, empresa, meta… etc.

Share this post