El hombre Neandertal que habita en nosotros y la Asertividad

El hombre Neandertal que habita en nosotros y la Asertividad

A lo largo de años de evolución basados en la necesidad de sobrevivir, hemos aprendido a responder a las amenazas con una reacción instintiva de “luchar o huir”. Tenemos una parte específica de nuestro cerebro que nos permite percibir el peligro para protegernos.

Imagínate como un hombre de las cavernas primitivo de años pasados, caminando a través de las llanuras, y allí a la distancia ves a un extraño, viniendo hacia ti, sosteniendo un palo gigante. ¿Qué harías?

Yo entro en pánico, sinceramente, y te explico la ciencia aquí rapidito… en la parte superior de la médula espinal está el tronco cerebral, y es de aquí que se presiona el botón de pánico y se envían las señales de peligro. Esto libera una mezcla de sustancias químicas y hormonas en el torrente sanguíneo, la más famosa de las cuales es la adrenalina.

Incluso a veces podrás sentir los efectos de la adrenalina subiendo alrededor de tu cuerpo en una situación extremadamente estresante (o emocionante). Te da literalmente un “alto natural”, y te permite ver más claro, correr más rápido, o luchar más duro.

El tronco cerebral no es lo suficientemente complejo como para discernir los peligros “reales” de los peligros percibidos de la vida moderna o las situaciones difíciles y el conflicto asociado en el que nos encontramos y responde de la misma manera que siempre lo ha hecho.

Entonces el hombre de Neandertal que habita en nosotros, se pone alerta ante los peligros de la vida moderna, cuando te enfrentas a una variedad de tipos de conflicto, tu cerebro responde como si esto fuera una amenaza física para tu supervivencia y el botón de pánico se presiona.

A veces se siente obligado a correr u ocultarse, mientras que en otras ocasiones se encuentra con los puños y las mandíbulas apretadas mientras experimenta un fuerte deseo de atacar.

Este mecanismo que de forma automática se activa en el cerebro es el verdadero enemigo de la asertividad, ya que fomenta la conducta sumisa o agresiva.

Entonces la gran pregunta es, ¿qué podemos hacer para utilizar mejor esta respuesta instintiva producida por la adrenalina y la respuesta inmediata a los síntomas físicos que se producen en el cerebro?.

Tip no. 1: Respira

Esta reacción le dice al “cerebro del hombre de las cavernas” que algo realmente debe estar equivocado, y si libera más adrenalina, sólo aumentará el problema.

Respirar profundamente en estos momentos de crisis ayuda a revertir el efecto, y te sentirás mucho más tranquilo. Al estar más tranquilo tus palabras sonarán más tranquilas, y por lo tanto más asertivas.

Con cada respiración se relajan los músculos alrededor de tu mandíbula, que tienden a apretarse cuando estás enfadado, lo cual afecta negativamente a la forma en que suenas.

Esto también automáticamente reduce la velocidad con la que hablas, y como hablar demasiado rápido te relaciona con un comportamiento agresivo, entregar un mensaje uniforme, de ritmo normal en un tono normal, te hará sonar más asertivo.

Tip no. 2: Piensa antes de reaccionar

Tu reacción de hombre de las cavernas está llamándote a tomar medidas urgentes. Esto es útil en algunas situaciones peligrosas, pero en la mayoría de las situaciones donde se requiere asertividad, es necesario tomar más tiempo para evaluar la situación antes de responder.

Cuando necesites ser asertivo, haz una pausa para pensar antes de decir o hacer cualquier cosa. Dando a las otras áreas de tu cerebro una oportunidad de ponerse al día con lo que realmente está sucediendo.

Tip no. 3: Habla contigo mismo

Lo que te dices a ti mismo alimenta tus creencias y por lo tanto tu percepción del mundo que te rodea. ¡Créeme! tu cerebro escucha tu charla mental, cree que son declaraciones de hecho y ajustará tu comportamiento a estas palabras que escuchas.

Si te estás diciendo que tienes miedo, o pensando que la otra persona está equivocada, la reacción en cadena se establece para que tu comportamiento apoye tus creencias.

Por esto es importante utilizar esta asombrosa habilidad que tienes de hablar contigo mismo:

Usa palabras tranquilizadoras,

Pensamientos confiados en momentos de conflicto y ansiedad.

Piensa que estás a salvo.

Piensa que eres capaz y fuerte.

Puedes decirte a tí mismo que la otra persona necesita tu apoyo y comprensión.

Prueba estas tres acciones ahora mismo:

Respira profundamente

Piensa en una situación estresante o difícil, y

Háblate de cómo quieres sentirte, como si lo sintieras realmente.

Practica esto regularmente y cuando realmente necesites ser asertivo, estarás en una buena posición para usar estas técnicas para tu beneficio.

Tip no. 4: Cuida tus palabras

Recuerda que si tienes tu cerebro cavernícola activado, es importante el idioma que usas si deseas desactivarlo en lugar de escalar la situación.

El lenguaje de la agresión es insultante, mandón y argumentativo. Patronizar términos puede ser insultante. Si le dices a una persona que se calme puedes sonar mandón, y la expresión de uso frecuente es, “entiendo, pero ….” la cual es una manera perfecta de iniciar un argumento. Muchas declaraciones agresivas comienzan con la palabra “TU”. Por ejemplo: “TU debes …”, “TU no puedes”. Pon el ‘TÚ’ y el ‘PERO’ fuera de tu vocabulario y cambialas por palabras como “Yo” o “Y”.

POR EJEMPLO:

“Aprecio lo que sientes. Y, así es como YO me siento”.

Es una comunicación asertiva. El uso de la palabra “yo” es honesto, ya que muestra que tu eres dueño de tus pensamientos y sentimientos en lugar de ponerlos en la otra persona.

Al aprender a hacer una pausa y pensar antes de hablar, muchas de estas frases habituales desaparecerán.

Tip No. 5: Pon atención en todo tu cuerpo

Tu cuerpo está comunicando el 55% de tu mensaje, y es la parte del mensaje que el cerebro del hombre de las cavernas lee y ante esto reacciona.

La reacción agresiva muestra los puños cerrados, el dedo apuntando, mirando y levantándose sobre la otra persona. Por otro lado, la reacción sumisa es encogerse, evitar el contacto visual, alejarse y cubrirse con las manos y/o los brazos.

Cuando necesites mirar asertivo, conscientemente limita tus movimientos de la mano a gestos suaves y fluidos que apoyan tus palabras. Mira a la gente a los ojos, especialmente cuando están hablando contigo. Cuando rompas el contacto visual, hazlo para mirar algo que la otra persona puede mirar también.

Intenta estar al mismo nivel físico que la otra persona, la manera más fácil de lograr esto es invitar a la otra persona a sentarse, ya que de pie puede ser visto como agresivo.

Recuerda que la respuesta “luchar o huir” del hombre de las cavernas, está allí protegerte ante una situación peligrosa. Utiliza el resto de tu cerebro para decidir sobre el mensaje que deseas comunicar, y comunícate con tu voz y cuerpo, así como con tus palabras.

Todo esto no es tarea fácil, trabajar con un Coach es una forma extremadamente útil para desarrollar técnicas de asertividad, y para examinar y ajustar las creencias que pueden estar influyendo en tu comportamiento, si crees que necesitas hablar sobre este tema, puedes contactarme aquí: http://www.alexandraponton.com/contacto/ y hacemos una primera reunión on-line sin costo de 45 minutos.

Te recomiendo un libro maravilloso, libropara aprender sobre las posturas y lo que comunicamos, tanto para nosotros mismos, como para los demás… espero que lo disfrutes tanto como yo lo hice.

Acceder al link del libro: Presence: Bringing Your Boldest Self to Your Biggest Challenges

CONCEPTOS DE ASERTIVIDAD: “La asertividad mide cómo es de directo y franco al transmitir sus puntos de vista. También examina si sus opiniones están basadas en sus creencias, en un análisis de datos objetivo o si simplemente son reacciones emocionales. Sugiere hasta dónde defenderá lo que usted percibe como sus derechos.”
“La asertividad es diferente a la agresividad, aunque estas dos cualidades a veces se confunden. La agresividad implica actos o sentimientos hostiles; la asertividad es una tendencia a defender y a sostener sus opiniones.”

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *