La Quinta Disciplina – ¿Cómo podemos aprender?

La Quinta Disciplina – ¿Cómo podemos aprender?

Quisiera esta vez llevarles a su infancia, ¡sí! se acuerdan cuando eran niños y les sobraba la energía para aprender, no necesitaban dividir los problemas para entenderlos, las cosas eran bien simples, y solo tenían que investigar porque nadie tiene que enseñar a un niño a aprender.

“En rigor, nadie tiene que enseñar nada a un niño. Los niños son intrínsecamente inquisitivos, aprendices hábiles que aprenden a caminar, hablar y apañárselas por su cuenta”.

Así que investigando re-encontré el libro de Peter Senge – LA QUINTA DISCIPLINA, casi un clásico pero a la vez súper actual. Y decidí compartirles los puntos más importantes para recordar ¿qué es lo que cada uno de nosotros necesita aportar, para aprender y desarrollar una “organización inteligente”?

Si, porque aprender es parte esencial del ser humano, desde que somos niños aprendemos fácilmente, la pregunta es: por qué a veces no podemos conseguirlo dentro de nuestras organizaciones, y se generan los problemas, que parten de la comunicación con el equipo, hasta la propia organización de poderes dentro de las diferentes áreas.

Entonces, la nueva pregunta que les propongo hacerse es ¿qué podría marcar la gran diferencia entre las “organizaciones de control”, aquellas tradicionales y autoritarias, y las que hoy por hoy podemos llamar de “organizaciones inteligentes”?… son según Peter Senge – LAS CINCO DISCIPLINAS, y como cada uno de nosotros podemos aportar a que esto suceda, en pro de nuestro propio bienestar en el trabajo.

Así que ¡aquí vamos!

 

PRIMERA: Pensamiento Sistémico..

Parece complejo el concepto, pero vamos a pensar en una analogía… ya vieron cuando las nubes empiezan a ponerse grises y cada vez más oscuras, las hojas de los árboles moviéndose y en un momento más cae la lluvia. Ahí se llenan las calles de agua y luego empieza a irse por la alcantarilla, todo se limpia, y sabemos que mañana saldrá el sol.

Todo esto porque es UN SISTEMA, cada acontecimiento está conectado entre sí.

De la misma forma como están conectados los sistemas de las organizaciones, cada uno de los departamentos y procesos están conectados y cada una de las personas también. Por esto, es importante entender que somos parte de un sistema cuando trabajamos en una organización y que cada pedazo del mismo cuenta para llegar a un determinado objetivo.

 

SEGUNDA: Dominio Personal…

La gente con alto nivel de dominio personal es capaz de alcanzar coherentemente los resultados que más le importan: aborda la vida como un artista abordaría una obra de arte. Lo consigue consagrándose a un aprendizaje incesante.

“El dominio personal es la disciplina que permite aclarar y ahondar continuamente nuestra visión personal, concentrar las energías, desarrollar paciencia y ver la realidad objetivamente”.

Esta puede ser una de las más importantes disciplinas, porque como personas que aprendemos, somos parte del todo, y cuando entendemos que pertenecemos a un grupo y que ni la organización está por encima de las personas, y tampoco una persona, por encima de la otra; estamos en la capacidad de manejar esta disciplina.

La disciplina del dominio personal, comienza por aclarar las cosas que de veras nos interesan, para poner nuestra vida al servicio de nuestras mayores aspiraciones, y conectarnos con nuestro trabajo a partir de nuestros propios objetivos.

 

TERCERA: Modelos Mentales…

Los “modelos mentales” son supuestos hondamente arraigados, generalizaciones e imágenes que influyen sobre nuestro modo de comprender el mundo y actuar.

No menos importante que la anterior, porque exige conocernos a nosotros mismos, de tal manera que podamos utilizar nuestros talentos en pro de una organización y de las metas que esta nos pone, a la final influye en nosotros mismos. Si la organización crece, nosotros crecemos.

Al trabajar esta disciplina nos disponemos a volver el espejo hacia adentro, para desarrollar conversaciones abiertas donde se equilibre la indagación con la persuasión, y logremos realmente comunicarnos, entendiéndonos a nosotros mismos y al otro.

 

CUARTA: Construcción de una Visión Compartida…

Es la capacidad para compartir una imagen del futuro que se procura crear.

Lo más importante de esta disciplina es justamente la palabra “compartida”. No tiene ningún sentido que los líderes de una organización se propongan una visión, misión y objetivos, si no son compartidos con toda la organización.

Es importante que cada persona comparta desde los valores y principios de la organización, hasta la visión y misión, porque solamente ahí el trabajo se vuelve placentero y logramos transformar nuestras 40, 60 u 80 horas semanales en la mejor experiencia de nuestras vidas.

 

QUINTA: Aprendizaje en equipo…

La disciplina del aprendizaje en equipo comienza con el “diálogo”, la capacidad de los miembros del equipo para “suspender los supuestos” e ingresar en un auténtico “pensamiento conjunto”

Separarnos de nuestros propios pensamientos y propios objetivos para lograr los del equipo. Esto puede resultar un poco complicado a la hora de ponerlo en práctica, pero como dije anteriormente es súper importante el aprendizaje en equipo, porque la unidad fundamental de aprendizaje en las organizaciones modernas, no es el individuo sino el equipo.

La práctica de una disciplina supone un compromiso constante con el aprendizaje, es como cuando somos niños, queremos saber todo, aprender todo. “Nunca se llega”: uno se pasa la vida dominando disciplinas o aprendiendo.

Es vital que las cinco disciplinas se desarrollen como un conjunto, porque los beneficios son inmensos.

Y, al fin la quinta disciplina entonces es “el pensamiento sistémico”, porque al igual que la analogía de la primera parte sobre la lluvia, integra a las demás disciplinas. Una organización inteligente define una Visión Compartida y la transmite hacia todos los miembros para que logren un Aprendizaje en equipo, entonces entramos nosotros como parte de ella, entendiendo nuestros  Modelos Mentales y logrando un Dominio Personal, así conseguimos los objetivos para alcanzar la Visión Compartida.

Es como un ciclo que parte del todo hacia las partes, y viceversa, como cuando se forman las nubes, cae la lluvia, limpia las calles y luego sale el sol… y así cada ciclo comienza nuevamente.

Como siempre espero tus comentarios y si conoces algún libro que nos puedas recomendar para crecer personalmente dentro de las organizaciones, déjanos el dato que con gusto investigo y hago un resumen para que todos podamos crecer profesionalmente.

LIBRO RECOMENDADO:

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *