Las Competencias Emocionales

Las Competencias Emocionales

Bisquerra, R., y Pérez, N. (2007). Las Competencias Emocionales. Educación XXI, 10, 61-82.

Definir qué significa competencia, es lo primero que se me viene a la mente… ya que en el mundo empresarial somos evaluados por el desarrollo de tal o cual competencia, así como en la Universidad queremos desarrollar ciertas competencias en los alumnos.

Podemos entonces citar aquí algunas definiciones tomadas del artículo de Bisquerra:

Competencia es un “conjunto de conocimientos, destrezas y aptitudes necesarias para ejercer una profesión, resolver problemas profesionales de forma autónoma y flexible y ser capaz de colaborar con el entorno profesional y en la organización del trabajo” (Bunk, 1994, 9).

También puede decirse que son, “comportamientos observables en la realidad cotidiana del trabajo e igualmente en situaciones test. Ponen en práctica, de forma integrada aptitudes, rasgos de personalidad y conocimientos adquiridos” (Lévy-Leboyer, 1997, 54).

Así también según Echeverría, 2005:17, “la competencia discrimina el saber necesario para afrontar determinadas situaciones y ser capaz de enfrentarse a las mismas. Es decir, saber movilizar conocimientos y cualidades, para hacer frente a los problemas derivados del ejercicios de la profesión”.

Podemos destacar entonces algunas características que nacen de la palabra “competencia”:

  • Es aplicable a la persona.
  • Incluye conocimientos, saberes, habilidades, conductas.
  • Están unidas a la noción de desarrollo y aprendizaje continuo.
  • Es el capital o potencial de actuación, vinculada a la capacidad de ponerse en acción.

A partir de este importante artículo de Bisquerra, podemos resumir que existen varias clases de competencias, así:

Competencias Socio – Personales como: motivación, autoconfianza, autocontrol, paciencia, autocrítica, autonomía, asertividad, responsabilidad, empatía, etc.

Y, competencias Técnico – Profesionales como: dominio de los conocimientos básicos y especializados, dominio de las tareas y destrezas requeridas en la profesión, capacidad de organización, gestión del entorno, trabajo en equipo, etc.

Pero actualmente en el ambiente laboral, es cada vez más importante el desarrollo de las competencias Socio-Personales, para alcanzar un mejor liderazgo e interacción con los colegas de trabajo, liderados y jefes. Por lo que este artículo se basa en el desarrollo del tema de las Competencias Emocionales.

Varios autores como Goleman, Boyatzis, Mackee, entre otros ya trataron este tema muy a fondo, proponiendo cuatro dominios de las mismas, así – conciencia de uno mismo, autogestión, conciencia social y gestión de las relaciones y dieciocho competencias derivadas de estos estudios.

COMPETENCIA PERSONAL COMPETENCIA SOCIAL
CONCIENCIA DE SI MISMO CONCIENCIA SOCIAL
Conciencia emocional de uno mismo

Valoración adecuada de uno mismo

Confianza en uno mismo

Empatía

Conciencia de la organización

Servicio

AUTOGESTION GESTION DE LAS RELACIONES
Autocontrol emocional

Transparencia

Adaptabilidad

Logro

Iniciativa

optimismo

Liderazgo inspirado

Influencia

Desarrollo de los demás

Catalizar el cambio

Gestión de los conflictos

Establecer vínculos

Trabajo en equipo y colaboración

Competencias asociadas a la inteligencia emocional en Goleman, Boyatis y Mackee (2002, p- 72-73)

Y, desde 1997 el GROP (Grup de Recera en Orientació Psicopedagògica) las ha agrupado en cinco bloques gráficamente representadas en un pentágono, definiéndolas así:

esp

  1. Conciencia emocional: capacidad para tomar conciencia de las propias emociones y de las emociones de los demás, incluyendo la habilidad para captar el clima emocional de un contexto determinado.
  2. Regulación emocional: capacidad para manejar las emociones de forma apropiada. Supone tomar conciencia de la relación entre emoción, cognición y comportamiento.
  3. Autonomía emocional: se puede entender como un conjunto de características y elementos relacionados con la autogestión personal, por lo tanto dentro de estas podemos citar: autoestima, automotivación, actitud positiva, responsabilidad, auto-eficacia emocional, análisis crítico de normas sociales y resilencia.
  4. Bisquerra resume como competencia social, a la capacidad para mantener buenas relaciones con las personas, esto implica, habilidades sociales, capacidad para la comunicación efectiva, respeto, asertividad, entre otras.
  5. Competencias para la vida y el bienestar: capacidad para adoptar comportamientos apropiados y responsables para afrontar satisfactoriamente los desafíos de la vida, ya sean privados, sociales o profesionales.

Desde Goleman hasta la actualidad, como podemos ver, se han descrito varios tipos de competencias emocionales, la lista es larga, y todos los que hemos vivido el mundo corporativo, sabemos la importancia que tiene cada vez más, el desarrollo de éstas.

Pero realmente es complicado desarrollar todas, por esto es necesario empezar por conocerlas, estudiarlas, y empezar a trabajarlas poco a poco, con el fin de convertirnos en las personas equilibradas que las empresas buscan más cada día.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *