MADRE, ESPOSA, MUJER… USTED TAMBIEN PUEDE SER EMPRENDEDORA

MADRE, ESPOSA, MUJER… USTED TAMBIEN PUEDE SER EMPRENDEDORA

Voy a empezar con una gran pregunta… ¿Por qué las mujeres nos convertimos en empresarias o emprendedoras?

Y la respuesta comienza con mi propia historia, que aunque no soy madre de niños o niñas, soy emprendedora por varias razones, primero porque desde siempre tuve la idea de tener un negocio propio, y manejar mis horarios, cosa que creo que está presente en muchas de nosotras, un gen emprendedor y de independencia.

Segundo porque necesitaba un negocio propio para llevar a todos los lugares del mundo a donde tenga que ir, debido al trabajo de mi esposo.

Tercero porque cuando llegué al Brasil hace cuatro años, fue muy difícil entrar en el mercado de trabajo, por algunas barreras como por ejemplo el idioma (que hoy casi domino) y los procesos burocráticos para obtener una Visa en aquellos años.

Y no menos importante, que aquí en Brasil tuve que conciliar varias cosas al mismo tiempo, aprender otro idioma, conocer una nueva cultura, hacer las labores de la casa, cuidar de los varios canceres a los cuales mi perrita ya sobrevivió y coordinar los asuntos de Visas y trámites para establecernos temporalmente en el país, entre otras.

Les estoy contando esto, porque como hace dos semanas, les comenté en uno de mis videos, creo en los proyectos de crecimiento familiar y laboral de las parejas, y como decidí apoyar a mi marido en su plan de crecimiento profesional, no podía dejar tampoco de lado el mío, cumpliendo mi misión en esta vida, que es apoyar a las personas a transformarse a partir de un proceso de Coaching.

Entonces con esta introducción, puedo decirles que las mujeres, enfrentan un triple desafío: deben hacer verdaderos malabares para compatibilizar su empleo, sus labores domésticas, y la crianza de sus hijos. Y estas son las tres principales razones por las cuales, emprendemos, y nos volvemos empresarias.

Además de otras de las cuales les hablé en uno de los artículos de hace dos semanas de mi Blog, sobre la desigualdad de la mujeres en el campo empresarial.

Entonces, “como podemos ver existen factores de inducción (push-outfactors) que son aquellos que surgen de la necesidad más que de la oportunidad y que a menudo son producto de la falta de oportunidades en el mercado laboral y de la necesidad de complementar el ingreso familiar.

 Y, los factores de atracción (pull-in factors) que se basan en las oportunidades. Por lo general se fundan en el deseo de contar con flexibilidad, en la respuesta a una vocación vital o habilidad innata, en el inicio o incorporación a una empresa familiar y en la identificación de una oportunidad de un negocio específico”.

Básicamente nosotras las mujeres, multitasking como también hablé en algún artículo de mi blog, debemos hacer malabares para aportar en el ingreso familiar, y conseguir nuestros objetivos como seres humanos, y con esta historia, quiero decirles que es posible abrir un negocio propio, para conciliar las varias actividades que tenemos que hacer como parte de nuestra vida de esposas, mujeres y madres.

Como hace algún tiempo con una de mis clientes emprendedorashablábamos, de que con el proceso de Coaching que hicimos, ella “armo su negocio de cero y está retomando su vida de mujer y no solo de mamá”… pues el ser emprendedora y contar con su negocio propio, le ha permitido hacerse cargo de su hijo pequeño, de su bebé que viene en camino y aportar al ingreso familiar.

Un proceso de coaching le ayudará a convertirse en emprendedora – empresaria, siendo madre y esposa, porque le permite establecer un objetivo, hacer una planeación y conseguir los resultados, por medio de un trabajo conjunto entre usted y su Coach, estableciendo un proceso sistemático para realizar las cosas y conseguir resultados.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *