¿Por qué en pleno Siglo XXI son aún tan pocas las mujeres en los cargos más altos?

¿Por qué en pleno Siglo XXI son aún tan pocas las mujeres en los cargos más altos?

Según el Informe Global de la Brecha de Género 2014, presentado en el Foro Económico Mundial de este año, “el mundo ha visto sólo una mínima mejoría en la equidad de las mujeres en el lugar de trabajo… la brecha de género en participación y oportunidad económicas es ahora del 60% en todo el mundo, y se ha cerrado sólo en un cuatro por ciento del 56% en que se encontraba en 2006, cuando el Foro comenzó a medirla. En base a esta trayectoria, si todas las otras condiciones continúan siendo las mismas, cerrar por completo la brecha de género le tomará al mundo 81 años”.

Asustador el dato, ¿no creen?, a este paso ni siquiera las nuevas generaciones, van a tener acceso a la igualdad laboral, pues el ritmo de inclusión es lento, y los problemas que enfrentamos varios.

¿Ya pensaron en todo lo que las mujeres tenemos que pasar, a lo largo de nuestras carreras para tener las mismas oportunidades laborales?.

Pues bien, según una publicación de Universia, tomada de una encuesta realizada por Thomson Reuters en el G20 del 2015, en un estudio realizado por la empresa internacional Ipsos MORI a más de 9.500 mujeres de los países integrantes del G20, existen 5 desafíos que enfrentamos las mujeres en el campo laboral, a saber:

 

  1. El equilibrio vida personal-vida profesional.
  2. La brecha de salarios entre los géneros.
  3. El acoso en el lugar de trabajo.
  4. El acceso igualitario a las oportunidades profesionales.
  5. El impacto de la maternidad en la carrera profesional.

Cada uno de estos cinco aspectos es relevante, pero después de la investigación que he hecho para escribir este artículo, debo decir que el tema de acoso en el lugar de trabajo, me ha dejado muy impresionada, es un problema que pasa tan a menudo que casi pasa desapercibido, y principalmente, en países como por ejemplo Turquia, sin dejar de lado todos los países del mundo, sean estos desarrollados o en vías de desarrollo.

No menos importante el tema de la maternidad, muchas mujeres dejan de trabajar para atender a sus hijos, o son aún despedidas solo por el hecho de estar embarazadas, y claro como no dejar de trabajar si el empleador no comprende que la mujer-madre necesita de un período de adaptación antes de volver al trabajo y que luego también va a necesitar de horas para dedicarse a criar a los hijos, y después de pasar entre 2 a 3 años en casa, ¿cómo reinsertarse a la vida laboral?, casi imposible, pues la primera pregunta, ¿qué hizo usted en este período?, y la primera respuesta en la cabeza del empleador, ¡mmm….!! perdió mucho tiempo y se atraso en los avances… no es menos cierto claro, que han habido progresos en el tema de licencias de maternidad y que además se otorgan licencias de paternidad, pero si es importante recalcar, que tanto hombres como mujeres son responsables del hogar y que así deberían ser compartidas las responsabilidades.

En la encuesta que mencioné de Universia también fue relevante el resultado de que:

“4 de cada 10 entrevistadas cree que las diferencias en remuneración con los hombres son el principal desafío que enfrentan”

Y también, según la Organización Internacional del Trabajo, apenas el 5% de los directivos de las principales empresas del mundo son mujeres (empresas que cotizan en bolsa).

quadro 1

Y, la situación no
es mucho mejor en la política. Las mujeres representaban el 22% (21,9%) de todas las parlamentarias del mundo en abril de 2014, y en marzo de 2014 solo había 18 mujeres jefes de Estado.

Por otro lado, también existe el problema de la concentración de las mujeres en determinados tipos de actividades de gestión empresarial que establece una segregación por género en las ocupaciones empresariales. Si bien las mujeres tienen un acceso más amplio a niveles más altos de gestión, la tendencia es concentrarlas en funciones gerenciales particulares, como podemos ver en el cuadro adjunto.

quadro 2

Pero no todos los datos son malos, y debemos pensar en que es lo que las empresas deben hacer para conseguir la igualdad de género, y algunas de estas opciones son:

  • Adoptar una política de igualdad de oportunidades en el empleo.
  • Adoptar una política relativa al acoso sexual.
  • Analizar la gestión de los recursos humanos.
  • Garantizar la igualdad de acceso a la capacitación para los hombres y las mujeres.
  • Integrar a las mujeres, así como a los hombres, en todas las funciones de la empresa y la familia.

“Porque una empresa que invierta en atraer, conservar y promover a mujeres competentes obtiene mejores resultados y se ha observado que el equilibrio de género en los equipos de dirección y las juntas directivas de las empresas permite cosechar dividendos económicos”.

Estos y otros problemas de nosotras mujeres en la inserción laboral, los veo todos los días con mis clientes de Coaching, es por esto que algunas de ellas, están pensando en abrir negocios propios para conseguir lidiar con el trabajo y la familia, y poder cuidar de los hijos. Otras clientes de Coaching que desean ser evaluadas de la misma forma que sus colegas hombres y buscan por este motivo apoyo para desarrollar competencias de liderazgo.

Con un proceso de Coaching podemos lograr la elevación de la autoestima, el desarrollo de competencias de liderazgo, planeamiento para nuevos negocios, entre otros, que apoyan a las mujeres a tener la igualdad que estamos buscando desde hace más de dos siglos.

Países del G20: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia y Sudáfrica.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *